Pamplona acogerá la I Semana Europea de la Mediación el 21 y 25 de enero

PROGRAMA

El CONSEJO GENERAL DE TRABAJO SOCIAL (GTS) se adhiere a la movilización feminista “Ni un paso atrás” en la lucha contra la violencia de género 

El Consejo General del Trabajo Social (CGTS) se adhiere al llamamiento de las más de 100 organizaciones feministas para defender los derechos de las mujeres y las leyes que las protegen contra la violencia de género bajo el lema “Ni un paso atrás”.

El programa político del emergente partido de ultraderecha Vox en Andalucía que pretende recortar medidas de protección a las mujeres víctimas de la violencia machista ha hecho saltar las alarmas.

Desde el CGTS alertamos de que el acuerdo de gobierno en Andalucía entre PP y Ciudadanos, partidos constitucionalistas que firmaron el Pacto de Estado Contra la Violencia de Género a través del Real Decreto-ley 9/2018, de 3 de agosto, podría estar impregnado de la ideología manifiestamente machista de Vox. Como profesión comprometida e implicada en el respeto a los Derechos Humanos, “no vamos a consentir la vuelta a valores preconstitucionales”, en palabras de nuestra presidenta, Emiliana Vicente.

Señalamos que lo que la formación Vox (con el silencio cómplice y/o aquiescencia de PP y Ciudadanos) llama “ideología de género” no es más que la trasposición a nuestro ordenamiento jurídico de los principios sobre igualdad y no discriminación de las mujeres, expresados en las normas y tratados internacionales suscritos por España y de obligado cumplimiento (CEDAW, Convenio de Estambul…).

El intento de equiparar la realidad de la violencia de género, con otros tipos de violencia como la doméstica (que puede afectar a cualquier miembro del hogar en ese espacio) pretende negar la realidad de la violencia específica que sufren las mujeres por el mero hecho de serlo y desactivar las herramientas creadas para la lucha contra esta lacra, añadiendo con ello enormes dificultades para la salida de las mujeres de esta violencia estructural.

Pero la realidad es tozuda (casi mil mujeres asesinadas en España desde 2003) y señala la magnitud de la violencia de género frente a cualquier otro tipo de violencia, por lo que debe ser tratada de manera específica.

Sabemos que los servicios sociales y la red de atención a la mujer son uno de los primeros sistemas a los que una mujer acude en busca de ayuda, aunque no quiera denunciar, y esto se produjo en 2017 en el 76,5% de los casos de las mujeres asesinadas.

Lejos de retroceder en la aplicación de las normas estatal y autonómicas contra la violencia de género, urge poner en marcha las medidas del Pacto de Estado. Un pacto que significó el reconocimiento de que la violencia de género es un problema de Estado. Entre las medidas que establece su desarrollo, y cuya puesta en marcha sin dilación demandamos, está la acreditación como víctima de violencia de género a efectos no judiciales en base a los informes profesionales por parte de las y los trabajadores sociales que actúan en primera línea de acción en la asistencia a muchas mujeres y sus hijos, que son víctimas de maltrato, para poder garantizar el acceso de las mujeres a las medidas de protección sociales.

Por todo ello, desde el CGTS nos opondremos rotundamente a cualquier propuesta o medidas que puedan suponer un retroceso en la lucha contra la violencia de género y apoyaremos las acciones unitarias organizadas por el movimiento feminista.

Emiliana Vicente González
PRESIDENTA – Consejo General del Trabajo Social

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestra web aceptas el uso que hacemos de las cookies. Política de Cookies